Telecomunicaciones y Tributación Municipal

TELECOMUNICACIONES Y TRIBUTACIÓN MUNICIPAL

Por: Abogado Eduardo Lara Salazar

edularalaw@hotmail.com

Este es uno de los temas de la tributación municipal más polémicos porque ha pasado por distintos períodos, en los cuales ha intervenido el legislador nacional, producto de instrumentos jurídicos con criterios encontrados.

En efecto, si se remonta el lector a finales de la primera década  del siglo pasado ha de encontrar textos normativos como la Ley de Telégrafos y Teléfonos (1918), el municipio quedaba facultado para exigir los tributos locales.

Por otra parte, en la Ley de Telecomunicaciones (1936, 1940) se cambia el criterio, lo que fue mantenido hasta hace poco tiempo al modificarse este instrumento que actualmente recibe el nombre de Ley Orgánica de Telecomunicaciones, siendo su reforma más reciente en el año 2011, tras las aprobadas en el año 2000 y 2010.

El argumento para cambiar el criterio de exclusión de la tributación municipal ha sido el de la prestación de servicio público basado en la noción de bienestar general y posible encarecimiento del servicio realizado por entidades oficiales.

Sin embargo, esta interpretación trae a colación un problema y es el caso cuando es prestado por particulares, los cuales poseen ánimo de lucro – como es lógico en una explotación comercial – frente a la realizada por entes públicos, lo que ha venido ocurriendo desde tiempos remotos.

Esto crea una suerte de privilegio en cabeza de los prestadores de servicios del sector público frente al privado por aquello de la aplicación del artículo 180 constitucional, lo que da pié – a su vez – para sentir el sabor de la discriminación, ya que se trata de dos sujetos explotando la misma actividad en condiciones de desigualdad manifiesta.

Con esto se vuelve a la palestra el significado de la expresión “persona jurídica estatal”.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV, 1999) en la norma mencionada en el párrafo precedente resuelve el problema, cuando se refiere a los sujetos y no con la actividad.

Luego, a nivel legal, surge el enfoque dado por la Ley Orgánica de Telecomunicaciones (LOTEL, 2011) y la Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM, 2010); aquélla tiene por objeto establecer el marco legal de regulación de las telecomunicaciones, a fin de garantizar el derecho humano de las personas a la comunicación y a la realización de las actividades económicas de telecomunicaciones necesarias para lograrlo, sin más limitaciones que las derivadas de las leyes y de la Constitución.

Mientras que la LOPPM tiene por objeto

  • Desarrollar los principios constitucionales relativos al Poder Municipal.
  • Su autonomía, organización, funcionamiento, gobierno, administración y control.
  • Efectivo ejercicio de la participación del pueblo en los asuntos propios de la vida local.
  • Democracia participativa.
  • Corresponsabilidad social.
  • Planificación.
  • Descentralización.
  • Transferencia a las comunidades organizadas y a las comunas en su condición especial de entidad local, como a las otras organizaciones del poder popular.

Como quiera que la tributación municipal abarca diversos aspectos de la actividad de telecomunicaciones, tales como: inmuebles urbanos, actividades económicas, publicidad y propaganda comercial, vehículos.

Se hacía necesario aclarar la situación reinante como se expresó al inicio, ya que sería inconcebible castigar a los municipios con el mencionado criterio cuando se llevan a cabo hechos imponibles que la legislación le permite gravar a los sujetos pasivos tributarios debían honrar sin que se violasen los postulados constitucionales y legales sobre la materia.

Por esa razón la LOPPM, cuando señala las regulaciones en el Impuesto sobre Actividades Económicas (ISAE) – por ejemplo – ha dispuesto normas referidas con el sector telecomunicaciones, las cuales son de obligatorio cumplimiento para los contribuyentes y responsables tributarios, puesto que el nivel local es competente para ello y posee servicios de administración tributaria para su manejo.

En otra oportunidad se tocarán tópicos relacionados con el tema.

No lo olvide, el país se construye desde sus municipios.

Anuncios